MI HISTORIA EN VALLE ALTO: La fiesta navideña del Buitrón

Cuando llega Navidad los niños de Cuncumén esperan ansiosos disfrutar de una celebración que nació especialmente para ellos hace diez años. Fue el 2008 que los integrantes del “Comité de derechos del Buitrón” lograron inaugurar un sector de juegos conocido como “Plaza de Doña Zaida”, en honor a quien donó el espacio para ello. Ese mismo día, un 24 de diciembre, comenzaron lo que hoy es una verdadera tradición: la fiesta navideña que reúne a las familias para disfrutar de juegos, regalos y comida en el patio de doña Zaida Correa, quien a sus 84 años se siente dichosa cuando más de cien niños llegan a su casa a jugar: “Dios me abrió el corazón para donar todo el sector de mi casa, la placita, todo, para que esos niños que no tienen a lo mejor una fiesta dentro del año, tengan dónde venir a divertirse junto a sus mamás”.

 

Una celebración en la que colaboran varios vecinos del sector. Humberto Ruz, Cecilia Ahumada, Leticia Ávila, Noemí Ramírez, son solo algunos de los que trabajan cada año para concretar esta actividad. “Para llegar a estos diez años de trabajo tengo que agradecer a la minera a través de don Fernando Garay, a los papás que hacen un sacrificio para una cuota que se solicita y algunos empresarios de Cuncumén, que han sido importantes y también a todos que de alguna forma son parte de esta fiesta”, señala Humberto mientras organiza los más de cien regalos que compran de forma especial para cada niño.

 

“Yo también fui niña pero me críe en el trabajo. No supe lo que era una pascua, lo que era un año nuevo, nada. Antes no se regalaba nada. Las fiestas las conocí pero de regalos nunca. Entonces para mí hoy ver tantos niños es un orgullo tremendo que siento”, comenta doña Zaida, quien además trabaja todo el año vendiendo pan amasado para donar un centenar de exquisitos bollos que ella misma prepara para que las familias disfruten ese día. Juegos inflables, tortas, bebidas, bolsa de dulces y la visita del viejito pascuero con regalos para cada uno son parte de lo que logran cada Navidad. Un comité que en años anteriores también ha organizado paseos con los niños al Buin Zoo, actividad que esperan retomar con el apoyo de la comunidad, la empresa minera y emprendedores locales.

 

“Yo me siento una mujer orgullosa de tener tantos niñitos aquí en mi casa”, comenta la señora Zaida, mientras Humberto agrega: “Quiero aprovechar de desearles una buena fiesta navideña y un muy buen año a todos”.

 

Publicado en el boletín edición diciembre de 2018

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*