OPINIÓN Carlos Tamayo Gerente de Medio Ambiente

El pasado 2 de febrero se celebró el Día Mundial de los Humedales. Sin duda, un momento de valorar y de visualizar nuevos desafíos en torno a sus cuidados, tal como lo hacemos como compañía al estar a cargo del Humedal Laguna Conchalí en Los Vilos, y que su cuidado por parte de Minera Los Pelambres hoy lo convierte en un lugar de refugio para más de 100 especies de aves que llegan de distintas partes del mundo.

 

Lo anterior es parte del trabajo que realizamos en distintos frentes como compañía y en los que me sumo y reafirmo la disposición de cumplir con todos nuestros compromisos ambientales, pero también el desafío permanente de innovar y avanzar en el desarrollo de propuestas que permitan cumplir con nuestra palabra.

 

Y en este sentido, en lo vinculado al Valle Alto, se debe destacar las actuales obras de ejecución para encapsular en un 100% las correas transportadoras, una innovación inédita en el sector minero, pero que como compañía nos comprometimos en pos del beneficio ambiental y la convivencia comunitaria.

 

La emisión de material particulado, al igual que en muchas comunas donde se desarrolla la minería u otros sectores productivos, es un foco de atención permanente y, por lo mismo, nuevamente nos encontramos revisando todos los compromisos adquiridos en esta materia.

 

En este proceso, siempre es enriquecedor incorporar la mirada de las comunidades vecinas a nuestra faena, por lo que las mesas de trabajo de las distintas temáticas son un núcleo de diálogo y perspectiva. De esa forma, consideramos todas las aristas de un problema o un proyecto, lo que sin duda, nos ha permitido avanzar, evaluar y concretar ideas para posicionarnos como líderes en materia ambiental dentro de la gran minería, logrando incluso indicadores de monitoreo de agua y aire, muy por debajo de la norma chilena.

 

Como Minera Los Pelambres estamos convencidos que se puede hacer minería responsable con el medio ambiente y las comunidades que nos rodean. En ello trabajamos cada día y seguros que cualquier mejora, por pequeña que sea, aporta a mantener un entorno mejor, sustentable y donde el diálogo con la comunidad es vital para generar cambios y desafiarse permanentemente a ser mejores por el bien de la operación, pero especialmente, y en primer lugar, por el bienestar de la propia comunidad.

 

PUBLICADO EN EL BOLETÍN DE ENERO 2018

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*