MI HISTORIA EN VALLE ALTO Franco Maldonado: “Es bueno tener el privilegio de participar en este proyecto”

A sus 28 años, Franco Maldonado, nacido y criado en Cuncumén, se declara feliz y absolutamente realizado en su trabajo ya que cumple con varios de sus anhelos. Desde pequeño, cuando acompañaba a sus abuelos en la siembra de porotos, le llamó la atención el tema agrícola. Por eso, cuando egresó de octavo básico postuló a la beca del Instituto Agrícola Pascual Baburizza de Los Andes para titularse como Técnico Agropecuario. “Gracias a dios quedé. Tuve una muy bonita experiencia y aprendí muchas cosas. La beca fue muy buena y ahora tocó la oportunidad de aprovecharla”, comenta a propósito  que por primera vez puede poner en práctica lo que aprendió al convertirse en el actual supervisor de la empresa local F&C Chile, encargada de la nueva etapa del fitoestabilizado del tranque Quillayes.

“Es un trabajo que me beneficia  como persona, por la estabilidad, pero también una mejora para la comunidad donde yo mismo vivo. Esto es rehacer áreas que en su momento ocupó la minera y que se están retomando con plantación de árboles nativos. Entonces obviamente es importante”, señala mientras revisa el riego de las hectáreas que tienen especies plantadas en el tranque Los Quillayes. Además,  agrega que  “es una buena medida para la comunidad porque se recuperan  los espacios que se estaban perdiendo y también se mitiga el tema del polvo”.

Franco está casado y tiene dos hijos, de 8 y 2 años, una familia que lo motiva a tener nuevos anhelos. “Sería bonito, si el tiempo lo permite, en unos años más venir con mis nietos y mostrarles lo que hicimos por la comunidad. Este trabajo tiene que seguir. El tranque está en un proceso de cierre, entonces ese mismo proceso se va a ir avanzando por etapas. No se va a cerrar todo de una vez. La idea es realizar el cierre completo del tranque e ir recuperando esos espacios que van quedando. Los que trabajamos aquí estamos comprometidos con lo que se está haciendo, con la recuperación de la zona y los espacios que teníamos en Cuncumén”.

PUBLICADO EN EL BOLETÍN DE NOVIEMBRE 2017

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*