OPINIÓN: Sandibel Calderón*, dirigente grupo de cesantes de Cuncumén

Cuando me integré al grupo de cesantes mi objetivo era, igual que muchos, encontrar trabajo. Aunque todavía no estoy ejerciendo lo que estudié (asistente administrativo) ahora sí estoy trabajando pero eso no ha impedido que siga activa en la agrupación para ayudar a las personas, principalmente a las mujeres, para que encuentren empleo.

El problema es que uno se va desmotivando, porque cansa tener que andar detrás de la gente. Lamentablemente parece que muchos esperan que les lleven las oportunidades a la puerta de la casa.

El tiempo que llevo colaborando con Eduard Álvarez y Yaritza Mondaca, que también forman parte de este programa de empleabilidad, ha sido bastante desafiante porque, por ejemplo,  no tengo Internet y  tengo que ir a la casa de mi hermana todos los días para conectarme y ver las ofertas que llegan. Mi labor es organizar la lista de oportunidades entre los desempleados. Todos los días me están llegando correos para postularlos a trabajos, cursos y capacitaciones. Entonces tengo que buscar a quienes cumplan con el perfil, preguntar entre todos, compartir la información hasta que aparece alguien. Si me dan el número yo me comunico con esa persona para ofrecerle la opción que hay. Si le interesa, mando sus datos al Área de Empleabilidad de Minera Los Pelambres para que lo contacten”.

En esta labor, existen algunas complicaciones, por lo mismo, es vital que las personas colaboren, se informe y participen en las reuniones. Me gustaría tener más apoyo de la comunidad, de las personas desempleadas. Que participen, que se informen y que finalmente consigan un trabajo.

 

PUBLICADO EN EL BOLETÍN DE SEPTIEMBRE 2017

*En el mes de octubre de 2017, Sandibel Calderón anunció que no seguiría trabajando con el grupo de cesantes pero autorizó a publicar su columna aunque sin fotografía.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*